CONCILIA

UN LUGAR DONDE EL CRECER SE TIENE QUE CELEBRAR

Orientación para intervenir ante la desobediencia

Posted by on 04/04/2013

Orientación para intervenir ante la desobediencia

La obediencia es un tema que preocupa mucho a los padres. Recordamos que los niños
no son desobedientes, sino que aprenden a serlo.

“La obediencia y la desobediencia son conductas que se aprenden “

– Habitúe al niño a que obedezca a cosas muy fáciles o sencillas (a las que vea predisposición). Refuércelo por ello y que obtenga consecuencias agradables.

“No todos los niños obedecen siempre. Desobedecer es una forma de lograr la atención del adulto “

– Diseñe situaciones en las que el niño tenga facilidad para obedecer. El niño debe tener atención por ello.

– Asocie la obediencia con las tareas cooperativas.

– La exigencia a obedecer debe ser gradual, comenzando por mandatos o situaciones fáciles o asequibles aumentando poco a poco la complejidad de la conducta de obedecer.

– No le dé excesivas órdenes al mismo tiempo.

– El niño debe recibir solamente 1 ó 2 instrucciones para obedecer.

– No acostumbre al niño a darle instrucciones en voz muy alta y de una a otra dependencia de la casa. Mírele fijamente a los ojos y dele una orden que quiera que cumpla.

– Informe al niño de los progresos que va realizando en su obediencia. Es mejor decirle
una vez “muy bien por hacer….” Que “muy mal”. (educar en positivo)

– Ver la tele, ir de excursión, salir a la calle, tener paga semanal, etc; podrían ser
consecuencias derivadas de aumentar su conducta obediente. Asocie estos reforzadores
con los sociales (sonrisa, elogio, comentarios positivos, etc), cuando el niño obedezca.

– Las instrucciones para que el niño realice determinada cosa deben ser claras, concisas
y objetivas y nunca ambiguas, extensas, etc.

Fuente: Orientacion Andujar

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *