CONCILIA

UN LUGAR DONDE EL CRECER SE TIENE QUE CELEBRAR

La importancia de los estímulos

Posted by on 26/06/2013

La importancia de los estímulos

Muchos niños/as han acabado el curso escolar. Otros acaban esta semana y otros muchos no lo han acabado porque ni siquiera han comenzado su etapa escolar.

Después de las vacaciones estivales, muchos niños/as comenzarán, por primera vez, su escolarización en guarderías, centros infantiles o colegios. La elección de sus padres, por supuesto, ha estado llena de duras decisiones, por la diversidad de oferta educativa que hay. Unos centros educativos ofrecen estimulación temprana, otros centros o guarderías una metodología basada en los llamados bits de inteligencia (metodología Glenn Doman) y otros centros, combinaciones de diversos métodos educativos.

Elegir dónde pasará un hijo/a el resto de su vida escolar, es una decisión muy difícil,  sobre todo cuando el niño/a comienza esta etapa, con solamente 4 meses de vida.

Lo importante, en mi opinión, es que los primeros años de vida del niño, además de aportarles estímulos visuales, auditivos, táctiles. Por ejemplo, escuchar música, cuentos, canciones en diferentes idiomas, ver imágenes de objetos, formas, colores, tocar diferentes texturas (rugosas, lisas, ásperas,etc.) También jueguen.

En el siguiente vídeo de Francis Vachon, podemos ver reflejado perfectamente lo que os digo, vemos como el niño juega moviéndose por toda la habitación, lo toca todo, experimenta con las formas y texturas que le rodea.

Parece que estos últimos años, la llamada estimulación temprana está siendo un reclamo para muchos centros infantiles y/o guarderías y se olvida lo más importante: La etapa de juego y suelo. Esta etapa es muy importante, ya que el propio niño se da cuenta de las limitaciones de su entorno, interioriza sensaciones. El espacio es quien ofrece diferentes estímulos naturales y no artificiales, ya que el niño los encuentra sin que nadie se los ofrezca.

Con el tiempo se están viendo una serie de consecuencias derivadas de la falta de práctica en el movimiento de reptar de los niños y la carencia de la experimentación espacial de la que os hablo. Algunas de ellas son problemas de coordinación de ojo-mano, que podemos observar por ejemplo cuando el niño juega con una pelota, agresividad, que puede ser expresada cuando traspasamos su espacio de comodidad, o incluso lo contrario, miedo y problemas de confianza. También podemos observar en ellos dificultad para el aprendizaje y la concentración a menudo perceptible a través de una escritura ilegible.

Por estos motivos, debemos estimular a los niños/as con sonidos, formas, texturas y limitando lo menos posible sus movimientos, ya que son parte de ese primer aprendizaje indispensable del ser humano.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *