CONCILIA

UN LUGAR DONDE EL CRECER SE TIENE QUE CELEBRAR

Consejos para disfrutar del verano

Posted by on 07/08/2013

Consejos para disfrutar del verano

Me tomo la libertad de  dejaros algunos consejos para que paséis unas vacaciones diferentes. Espero que  no los llevéis a la práctica al pie de la letra, durante muchos días seguidos, por el bien de vuestra familia, hijos, y seres queridos.

He extraído estos consejos del blog de La Asociación Universitaria Aledo, donde explican como llevar las vacaciones a su maxima expresión.

Antes de comenzar a leer, quería aclararos que el Podargo Australiano del que hablan es un ave que descansa durante todo el día mimetizada con los arboles, incluso en un zoológico se tuvo que poner la leyenda “esta ave esta viva”.

  1. Sé fuerte. Que nadie te aparte de tu firme propósito de no pegar golpe hasta septiembre. Sigue el ejemplo del gran podargo australiano, el ave más perezosa del planeta, que no se mueve ni para comer: se limita a tumbarse sobre una rama, abre su inmensa boca, y se deja alimentar por los insectos suicidas, que entran hasta su estómago para echar una ojeada. Haz tú lo mismo: toma tu bolsa de patatas y mimetízate en la arena.
  2. Aíslate. Nada como una buena multitud para lograrlo sin esfuerzo. Tápate los oídos con el ipod y masajéate los tímpanos con el estruendo de la música a tope. Y no te olvides del móvil ni de la play station.
  3. No leas nada. No aprendas nada. Deja tu cerebro en reposo letárgico durante todo el verano. Con un poco de suerte, en septiembre padecerá una atrofia total e irreversible.
  4. Acuéstate con la tele. La función “timer” es muy útil para que ella se apague cuando hayas empezado a roncar. Procura que tu último pensamiento esté en sintonía con “Salsa rosa” o con algún otro programa cultural semejante. Si no tienes tele en tu cuarto, ¿al menos tendrás una radio, digo yo?
  5. Despiértate tarde por las mañanas. Piensa que, cuanto más duermas, más corto te parecerá el tormento de las vacaciones. Lo ideal sería que permanecieras en estado de duerme-vela todo el verano; pero, como no es posible, levántate despacito; no corras riesgos, que el infarto acecha donde menos se espera.
  6. A la playa no vayas a bañarte, ni mucho menos a nadar, sino a freírte en aceite bronceador. Es doloroso —los antiguos ascetas del desierto no soportaban penitencias tan duras—; pero todo sea por el pellejo.
  7. Al anochecer, imita de nuevo a los podargos, que, como bien saben los ornitólogos, entran en acción a esas horas: devoran toda clase de larvas e insectos, y terminan su jornada entre gritos lastimeros. Según los nativos, esos gemidos anuncian catástrofes, pero más bien parecen producto de la mala digestión. 
  8. No te olvides de aprovechar el verano para cotillear con todo el mundo. Nada te amargará tanto la existencia como descargar un poquito de veneno sobre tus enemigos/as íntimos/as. Y no pienses que el cotilleo es cosa de mujeres. Estamos en una sociedad igualitaria. Todos tenemos derecho a la libertad de expresión.
  9. Asegúrate de que el tu lugar de veraneo hay ADSL y puedes conectarte a Internet sin problemas. En caso contrario, cambia de pueblo. Lo importante es que chatees un mínimo de dos horas diarias con todos los chateadores de tu chat. Déjate atrapar por la red como una sardina. Navega sin freno: conocerás un mundo virtual sin salir de la pantalla del ordenador. Al final del verano tendrás los dedos atrofiados, la sesera averiada y el portátil lleno de virus.
  10. En resumen: no niegues nada a tus sentidos, ni concedas nada a tu inteligencia. Que la nevera sea tu amiga inseparable; la televisión, tu alimento y tu punto de mira; los videojuegos tu única escapada… 
Piensa, de verdad, si te gustaría tener un día de estos……..
Disfruta y sé feliz!!!!!

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *